Todo lo que debes saber para realizar un correcto mantenimiento de las calderas.

Todo lo que debes saber para realizar un correcto mantenimiento de las calderas.

La caldera se considera el aparto más indispensable en un hogar, pero al igual que todos los demás aparatos domésticos, necesita un mantenimiento, pero ¿Cuáles son? Por lo que hoy discutiremos todo lo que debes saber para realizar un correcto mantenimiento de las calderas. Dentro de esto también nos encontraremos con:

  • La inspección del gas.
  • Revisión de la caldera de gas.

La inspección del gas.

                La inspección del gas que maneja la caldera supone que un profesional de la distribuidora que tengamos contratada revise cumplidamente el buen funcionamiento de la instalación del gas. Revisión, en la cual inspeccionara los aspectos como la estanqueidad, el estado de conservación del contador o el estado y vigencia de las tuberías, llaves y gomas, este registro del aparato se hace por normativa, y están gestionadas por la administración competente.

            Estas inspecciones serán notificadas por vía correo o por medio de colocación de carteles en forma de aviso en la comunidad con al menos 5 días de antelación para dar noticia de su realización, estos avisos son impartidos por la compañía de gas. Si el clientes cuanta con una actividad personal, el día fichado para la inspección, puede solicitar otro día para este asunto. Aunque también tiene la opción de solicitar la revisión otra compañía que no sea la contratada.

            El pago de las inspecciones es importante resaltar, ya que se cobran dos conceptos diferentes. Primero, los gastos de gestión de la distribuidora, que siempre hay que abonarlos, y segundo la inspección en sí misma.

            Si decidimos por nuestra propia empresa particular, el precio será el que acordemos con ellos. Pero, si optamos por la distribuidora de gas natural, el precio es el que estipula cada comunidad autónoma.

            Las inspecciones de gas se realizan aproximadamente cada 4 o 5 años que varían según el tipo de gas y la comunidad.

Revisión de la caldera de gas.

            La revisión de la caldera del gas es un procedimiento diferente, ya que varía en función de las características específicas de cada equipo. Estas revisiones también se han de realizar por normativa, ya que se encargan de comprobar el buen funcionamiento de ella misma. La mejor forma para efectuarlas depende de las especificaciones del fabricante para proporcionar una constancia de manera correcta; aunque existen diferentes métodos, como contratar técnicos particulares homologados o, incluso, las propias distribuidoras que también proporcionan ese servicio.

            Cuando el montaje sea de más de 70 kW,  debe de poseer un contrato de mantenimiento con una empresa que llevará a cabo las revisiones con la periodicidad que establece la normativa vigente y que es diferente a la de las instalaciones domésticas individuales.

            El precio varía según la función del contrato que se efectuó. Aunque existen algunas empresas que fabricantes proporcionan revisión sin coste alguno a los clientes que contratan el servicio de mantenimiento anual que además incluye la reparación de averías.

El Reglamento de las Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE), establece que las inspecciones deben realizarse habitualmente cada dos años. Pero, en el caso de los calentadores de agua es cada 5 años. Por último las calderas de gasóleo se deben revisar anualmente. Hay que tener en cuenta, que la norma indica que, si el fabricante lo especifica en el manual de mantenimiento, este periodo se puede reducir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *